4 de noviembre de 2011

Ya no quiero que vuelvas.

Incontables son las lágrimas derramadas por ti, demasiadas las veces que me he sentido mal por no tenerte, cientos de ocasiones en las que te pedí que no me abandonaras, porque sí, porque te necesitaba.
Ahora me río de todo eso, porque me he dado cuenta de que si te fuiste, fue bajo tu propia decisión, pobre de ti, no sabías que yo podía poner en tus manos el mundo, podría regalarte lo que nadie nunca te dará, pero es tarde, tu tiempo se ha pasado, y has perdido todas y cada una de las cosas que yo hubiera podido darte.
Esta es la segunda edición del libro de nuestro amor, hace casi cuatro meses que se publicó la primera parte, y hoy estoy aquí para hacer la segunda, aunque también para dejar muy claro que fuiste importante, casi imprescindible, pero ese casi es lo que hace que hoy por hoy siga aquí, y vuelva a mis orígenes, a la verdadera yo, a esa que siempre sonreía, incluso sin motivo alguno, hasta cuando las cosas estaban negras, como el azabache, siempre con una gran curva en la cara; No ha sido fácil, de hecho creo que ha sido la misión mas complicada que he llevado a cabo, aunque miento si digo que mi vida ha sido fácil y fluida, quizás por eso ya esté acostumbrada a caer, levantar y limpiar la sangre, la sangre derramada durante el trayecto, durante el largo camino.
Por eso mismo digo que, aunque quieras volver algún día, no voy a dejar que lo hagas, no volveré a entrar en ese círculo vicioso que es quererte, quiero que me dejes en paz, que seas feliz, pero no conmigo, ahora mismo estoy a gusto conmigo misma, con mis acciones, estoy feliz y lo mejor de ello es que no necesito a nadie que me ayude a corroborarlo, quizás la teoría de un clavo saca otro sea cierta, en cualquier caso no quiero comprobarlo, aunque tampoco cerraré la puerta a ninguna historia, me daré un tiempo a mi misma, para mis ideas y sueños, por eso no correré detrás del amor, pero si quiere alcanzarme, dejaré que lo haga.
Aunque no te guste, aunque te hiera el orgullo, las cosas son así y no se pueden cambiar por mucho que tu quieras, tu tiempo de amarme y dejar que te ame, ha vencido, se ha marchado para siempre, la sangre ha dejado de brotar de las heridas, y poco falta para que acaben de cicatrizar. Quizás debería arrepentirme de haberme enamorado de ti, pero no es así, fui muy feliz contigo, pero ahora no hay nada que nos una, obsolutamente nada, por la sencilla razón de que rechazaste todo lo que te di, te di mas amor del que podrán darte en el resto de tu vida, y te regalé mas besos que poros tienes en la piel, no es por orgullo, aunque admito que en ocasiones me sobra, aunque en este caso no, simplemente ha sido por amor propio, por repulsa al sufrimiento que tú me causaste, y sí, lo digo en pasado, porque así es, porque creo que ya he aprendido a recordar todo lo nuestro sin que el recuerdo vaya acompañado de una lágrima.
Porque no, porque ya me he cansado de esto, ya no quiero aguantar ninguna de tus tonterías ni una vez más, porque al fin y al cabo sé que para ti solo fui un juego, y la partida acaba de concluir.
Ya todo terminó así, que no vuelvas, porque no me harás falta nunca más, encontraré a alguien que se merezca y sobretodo que valore eso que tenía pensado darte a ti, sé que seré feliz aun no teniéndote aquí, no se cuando, pero algo dentro me dice que el destino guarda alguien especial para mi, alguien como yo.

Muchas gracias por leer, espero que te haya gustado y que comentes, recuerda que si escribo es por ti.

4 comentarios:

Love Photography dijo...

Venga ya ¿enseriooooo?
No se puede escribir tan bien, suegra, como dejes de escribir te mato ¿me dejas?
Oye, ¿como mi marido puede ser tan monito?

dulse_prinsesa dijo...

puff como siempre.. escepcional... seria una pena que lo dejases :S un besazo wapa

Loka98 dijo...

Increíble, fantástico, excepcional, magnífico...siempre me faltan las palabras con tus entradas porque son geniales. Me identifico muchas veces con ellas y me sirven para desahogarme. Tu blog es uno de mis favoritos. Lo que escribes es lo que merece la pena leer. Sentimientos reales con los que te puedas familiarizar, cosas que has vivido sin mentiras ni nada por el estilo simplemente verdades que nos ayudan a comprenderte y a que cada vez nos guste más el blog. Por eso quería darte mil y una gracias por hacer lo que haces, por sacarnos una sonrisa y una lagrimilla de vez en cuando, por lo menos a mí. Sería una lástima que dejases de escribir pero hagas lo que hagas siempre te estaré agradecida en serio. Tu y tus textos valéis un montón y aunque no te conozca casi tus textos hacen que comprendamos como eres. Así que simplemente volver a darte las gracias y esperar que no dejes de escribir.
Un besazo enorme.
Elsa !

Angélica Ruiz dijo...

Increíble, esta genial tu blog :)