22 de julio de 2011

No me busques o me encontrarás.

Bueno chicas y chicos, hoy estoy aquí para desahogarme un poco, seguramente, muchos de vosotros os habéis sentido alguna vez en una situación similar, a punto de dejar salir el pequeño demonio que todos llevamos dentro, así que allá voy:
Comenzaste yendo de santa, de buena persona, incluso de tímida, pero no me preguntes porqué, algo dentro de mi, sabia que tu no eras así, que escondías algo, y que efectivamente, estabas engañando a una de las personas mas importantes de mi vida, y lo lamento, pero no puedo consentirlo, no puedo consentir que intentes alejarme de él, asume de una vez por todas, que tenemos corazones unidos, y que nada, nadie, y nunca, los va a separar, pero aun así me duele que lo intentes, porque me demuestras que no eres una persona pura, una persona como la que el se merece, y sé como va a acabar esto, trato de darte un voto de confianza, como suele decirse, pero te juro que como le hagas daño, te enteras de quien soy yo y de lo que soy capaz de hacer por las personas a las que quiero, quizás no lo entiendes, pero es que mi corazón es una pequeña parte del suyo, y por lo tanto, van al mismo ritmo de latidos, y con esto quiero decirte, que lo que le duele a el, me duele a mi.
Te crees que por hablar, bueno, en realidad, a eso no se le puede llamar hablar, porque lo que dices no tiene sentido, enterate de una vez que digas lo que digas, hagas lo que hagas, nada va a cambiar entre el y yo, son demasiados años y momentos bonitos como para que quiera venir una persona como tú, tan... Como decirlo, impertinente. A cambiarlo todo de sitio, no señorita, no, ¿no te gusta? TE AGUANTAS, grita, llora, o patalea, como los críos, que al fin al cabo es lo que demuestras con tus actos, te juro que cada vez que sueltas uno de tus particulares comentarios, me dan ganas de soltarte de todo, pero aguanto por él, porque lo quiero, y porque es una parte vital para mi, pero sinceramente, me estoy hartando de tu comportamiento, que parece que no te hayan educado, habla con propiedad, y luego si quieres, vienes a mi cara a decirme todo lo que se apetezca, si todas esas palabras que intentas unir sin fundamento alguno, pero por otra parte, veo completamente inútil que hagas esto, ya deberías haberte acostumbrado a nuestra relación, a nuestros, abrazos, besos, bromas, y conversiones privadas, y mas cosas que tu no sabes, son cosas que para mi no tiene precio momentos que jamás olvidaré. y que no cambiaría por nada del mundo, y que se almacenan en mi corazón, y aunque me duela recordarlo y saber que solo es un recuerdo, y que la vida no nos devolverá esos momentos, mi consuelo es saber que quedan mas momentos por vivir a su lado, así que no intentes evitar que viva esos momentos con el, porque no pintas nada aquí, eres la última en llegar a su mundo, la que está al final de la fila, pero bueno, te digo que no tengo nada en tu contra, o al menos no demasiado, y por el momento, pero como sigas abriendo la boca para intentar alejarme de el, intentar que se olvide de mí, te juro que tú y yo nos veremos las caras, así que cuidado, quizás me equivoco, pero cada vez estoy mas convencida de que no es así, cada día, me lo demuestras, con tus actos, palabras, o simples miradas, cada vez que te miro a los ojos veo a una persona que no me gusta nada, o al menos para el, porque lo conozco, y sé como es, de hecho me crié a su lado, y tú no eres para el, aun así, espero equivocarme y no tener razón contigo, y es mas, si me equivoco, me alegraré, y tendrás toda mi confianza, pero cariño, como tenga razón y le hieras, olvidaré por unos segundos la educación que me dieron, la que me hace ser persona, y te diré todo lo que tengo ganas de decirte cuando veo que te aprovechas de lo buena persona que es, y el corazón tan blando que posee para jugar con el, si, exactamente, todas esas palabras que de pequeño te mandan a callar porque pueden hacer daño o incluso luego nos podemos arrepentir de dichas palabras, palabras que cada vez me cuesta mas dominar y mantener en mi mente, yo no sé como tu eres con tu gente, pero yo la defiendo, con uñas, dientes, todo lo que sea necesario, y con el la cosa no cambiará, porque la quiero y porque no hay cosa mas horrible que ver mal a alguien que quieres por un ser que no merece la pena, y tú no la mereces. Y aunque no te lo creas, no me das miedo, no eres consciente de lo que puedo hacer, de hecho creo que ni yo lo soy, porque no controlo mis actos cuando me arde la sangre de pensar que lo puede estar pasando mal por tu culpa
Si no lo haces daño, todo irá como hasta ahora, sonriéndonos para que el no esté mal aunque por dentro nos odiemos, pero como sufra, ignoraré las consecuencias y ahí pasará de todo, pero nada bonito, te lo aseguro.

Gracias por leer, recuerda que tu fidelidad me hace feliz, no olvides dejar tu comentario, opinar sobre esta entrada.

Me gustaría recomendarte también la lectura de esta otra entrada de mi blog: Todo contigo.
Un besito, Babi.

1 comentario:

andrea cutillas. dijo...

si que te has desahogado, si, tu siempre adelante y como bien se llama tu blog lucha por lo que quieras y que nadie te lo impida, y si lo hace, le mandamos a china vale?
te sigo ahora mismo y pasate por mi blog porfavor un besito http://quiensiguelaconsigue.blogspot.com/