30 de junio de 2011

Tú y y tú, aquellos por los que sigo.

Desde siempre estuve pensando como agradecerte todo lo ocurrido, darte las gracias por regalarme lo mejor, lo mas bonito, sencillamente lo mas grande, por haber invertido tu tiempo en construir una sonrisa en mi cara, por hacerme fuerte, por ayudarme a buscar mi lugar, un lugar perfectamente imperfecto, donde yo fuese feliz, cambiaste el echo de llorar y rendirte por el de seguir adelante y sonreír, por mí, por todo tu tiempo, el tiempo que dedicaste a mi felicidad, a mis sueños, siempre me has demostrado que eres como aquel ángel que me cuida, que está siempre pendiente de mi, que de alguna forma, está ahí, al igual que tu luchaste por mi, lo haré yo por ti.
Por haberme dado tanto todo este tiempo, por haber cuidado y custodiado a esta pequeña niña, por haberme dado calor por tus abrazos, por recordarme que siempre estarías ahí, siempre fuiste y serás mi refugio, eres aquel al que acudo siempre, para lo que sea, tanto para lo bueno como para lo malo, y sé que tienes presente que pase lo que pase, siempre voy a estar ahí, siempre serás lo mejor, el nombre que me escribo en la muñeca cada mañana, para recordar que tengo que luchar, y si al menos no lo hago por mi, hacerlo por ti, le has ganado el pulso tan complicado a la vida y al tiempo, poniendo cariño pero sobretodo confianza en mi, porque de alguna manera sabias que podía hacerlo, te han cerrado mil y unas veces las puertas en la cara, te han dicho que lo que tu querías, tus sueños, no llegarían a ninguna parte, te han intentado hundir, hacerte sentir insignificante, pero siempre has resistido, has vuelto a golpear las puertas una vez, y otra más, sin que te importara lo mas mínimo lo que pensara el mundo de ti, y por eso estoy orgullosa de ti, cada mañana me levanto, pensando que tu estás cumpliendo, paso a paso, poco a poco, cada uno de tus sueños. Las imágenes y escenas que tenias en la cabeza siendo apenas un niño, ahora se hacen realidad, de tal manera que los tienes tan cerca, que puedes tocarlos ligeramente con la yema de los dedos, me encanta que estés a mi lado, aunque ya no de la misma manera, debido a los giros del reloj sobre las horas, me enorgullece pensar que la misma sangre que corre por tus venas, corre por la mías, que de una forma u otra, estuviste ahí cuando realmente me hacia falta tenerte a mi lado, porque me entiendes, porque crecimos juntos, al lado el uno del otro, porque me conoces, porque únicamente hablando conmigo por teléfono, eres capaz de saber si me pasa algo, si estoy bien, e incluso puedes llegar a imaginarte lo que me ocurre, pero no paras hasta que te lo cuento, y me alivia hacerlo, porqué sé que me ayudaras, tanto si puedes, como si no, como tu dices, eres mi hermano, y nada ni nadie lo cambiará, por mucho que gire el mundo, tu siempre seras el mío, y me dan igual las personas que entren en el tuyo y también en el mio, nada, absolutamente nada, me hará cambiar de parecer a ti y lo muchísimo que te quiero, recuerda esta frase siempre, cada vez que estés mal, recuerda que no estás solo, bajo ningún concepto, y recuerda también que eres una de las personas por las que sigo en este mundo, por las que sigo aquí, de pie, y con la cabeza bien alta, y es realmente increíble lo mucho que me importas, lo mucho que te necesito, aunque aveces la gente no sea capaz de comprender lo, me da igual, las cosas son así, es impresionante el hecho de que verte mal pueda hundirme completamente, puede hacerme llorar como un bebé, porque si a ti te duele, me duele a mi, si tu lloras, yo lloro, eso te lo aseguro, soporto muchas cosas, pero no puedo soportar, ni tampoco creo que lo haga en la vida, el echo de ver un gesto de tristeza en tus ojos, y mucho menos una lágrima en ellos, sencillamente, no puedo, todo el tiempo a tu lado me lo impide, y te juro, que inventaría un liquido, una substancia, lo que fuese, solo para que tu estuvieses bien, porque necesito que estés bien para poder estarlo yo, para poder dormir tranquila por las noches, y si para ello tengo que hacer lo que sea, sea bueno, o malo, lo haré, si tengo que salir en tu ayuda o defensa cualquier día a cualquier hora, lo haré, al igual que lo has hecho tú, porque no se me olvida nada de lo que has echo por mi, porque eres de las pocas personas que me devuelve la esperanza, las ganas de vivir, de seguir adelante, no seria la primera vez que hablo de ti a la gente, y comentan que tienes suerte de tenerme a tu lado, pero ellos no saben que la suerte la tengo yo, que ha sido como un enorme regalo compartir mi vida contigo, quizás pienso esto porque fuiste el primero que se le caía la baba asomado a la cuna contemplando dormir a una pequeña niña, una niña que mas tarde, seria posiblemente la persona que mas te querría en toda tu vida, también el primero en acariciarme la cara y decirme que me querías con una simple sonrisa, simplemente, una complicidad a nivel de corazones unidos, y serías aquel que defendería a su hermana con uñas, dientes y mucho más si es necesario, el que es capaz de hacer que pase en milésimas de segundo de llorar entre sollozos a reír entre carcajadas, aquel que abrazo sentados en el sofá, aquel que simplemente, es lo mejor que tengo, lo que siempre llevaré dentro y aun antes de nacer estabas ahí, creo que estabas dentro de mi, como algo que necesitaba para vivir, un complemento imprescindible,eres lo que nunca olvidaré, quizás me falte tiempo para darte las gracias por todo, pero solo quería que recordaras lo grande que eres para mi, y que pase lo que pase, no me olvido de ti.

Gracias por leer, recuerda que tu fidelidad me hace feliz, no olvides dejar tu comentario, opinar sobre esta entrada.
Me gustaría recomendarte también la lectura de esta otra entrada de mi blog: Fuiste importante para mi.
Un besito, Babi.

2 comentarios:

Marta Díaz dijo...

Es precioso :)

Beléen:) dijo...

Holaa :) me encanta tu blog:)
Sigueme, yo te sigo♥
http://belendaleaeso.blogspot.com/